La Comarca Campo de Daroca inicia un viaje en el tiempo y abre la puerta para admirar los retablos de una época y un estilo únicos: el Gótico

La iniciativa del Área de Turismo ‘Viaje al Gótico’ permitirá la apertura de las Iglesias que albergan Retablos de este estilo, que dejó una gran huella en toda la Comarca

La Comarca Campo de Daroca abre este verano las puertas de su patrimonio artístico, a través de “Viaje al Gótico”. Este proyecto, que se estrena el 1 de julio, permite que  algunos de los municipios de la demarcación cuyas iglesias albergan pinturas de este estilo, puedan tener sus Iglesias abiertas otorgándoles un calendario estable de apertura. 

Entre julio y agosto, los visitantes podrán disfrutar de los retablos que encontrarán en los templos de las distintas localidades, agrupados por proximidad en tres rutas: Torralbilla, Langa del Castillo y Retascón; Lechón, Villadoz y Villarroya del Campo, y Cubel. Los visitantes interesados en arte gótico, además como siempre, podrán complementar sus visitas con las localidades de Anento y Daroca donde se realizan de manera habitual visitas guiadas en las que pueden admirar parte del patrimonio gótico de estos municipios.

El departamento de Turismo completa esta experiencia, que nos invita a viajar en el tiempo, mediante la inmersión artística con un interesante listado de recomendaciones sobre algunos de los principales atractivos turísticos de los que disfruta la Comarca Campo de Daroca, pudiendo también conocer su patrimonio cultural e histórico, su gastronomía y su increíble entorno natural. 

‘Viaje al Gótico’ se presenta como una de las rutas más completas de Aragón. Los interesados en sumergirse en este estilo artístico podrán informarse acerca de fechas y horarios en las Oficinas de Turismo del Territorio.

La primera edición se extenderá hasta el final de la temporada estival. 

El Gótico en la Comarca de Daroca

El núcleo de desarrollo del estilo gótico en la Comarca de Daroca se sitúa en su capital. La influencia de Daroca como centro cultural y religioso justificó la presencia de artesanos de todas las disciplinas durante varios siglos.

La ciudad acogió diversos talleres de pintura. Quizá, el más importante fue el que perteneció a Bartolomé Bermejo, máximo representante del gótico hispano-flamenco en Aragón. La conocida como Escuela Bermeja fue testigo del nacimiento de obras como los retablos dedicados a Santo Domingo o Santa Engracia, cuya autoría corresponde al maestro, e influyó en colaboradores como Juan de Bonilla, Miguel Ximénez o Martín Bernat, a quienes se atribuyen diversas obras que hoy forman parte de las más importantes joyas que albergan los templos del Campo de Daroca. 

Go to top